Fabricar aquí: el secreto de nuestros tornos de control numérico

2019-11-29

Tras casi 75 años en el sector de la máquina herramienta somos conocedores de todos los entresijos de esta industria. En un mundo cada vez más globalizado y con una producción tendente a la deslocalización, nosotros apostamos firmemente por nuestra filosofía: la de una empresa familiar que ha experimentado un crecimiento brutal en las últimas décadas.

Somos fabricantes de tornos de control numérico y para llevar a cabo tan importante cometido, aplicamos nuestras reglas. Hoy abrimos las puertas de nuestra casa para que podáis conocer mejor algunos de nuestros secretos.

El poder de un fabricante

Hubo un punto de inflexión en la historia de CMZ. Como ya os hemos contado en anteriores ocasiones, cuando la tercera generación tomó el mando de la empresa apostaron firmemente por la especialización en la fabricación de tornos de control numérico.

Lo que parecía una apuesta suicida en la época de los proyectos llave en mano, fue el mayor acierto. Desde entonces, la empresa empleó todos sus medios en una fabricación de tornos CNC muy profesional y cuidada. Creemos que cuidar cada detalle es lo que confiere el verdadero poder a cualquier fabricante que se precie.

Controlar el proceso

El perfeccionamiento en la producción y montaje de nuestros tornos está avalado por un proceso de fabricación propio que nos permite controlar la composición de la máquina de principio a fin. Producimos tornos robustos, precisos y fiables. El secreto reside en su interior, fabricamos prácticamente la totalidad de las piezas que componen nuestros tornos en plantas propias.

Para todo lo demás, sólo empleamos proveedores de máxima calidad con los que hemos forjado acuerdos y relaciones comerciales sólidas. Tenemos muy claro que nunca renunciaríamos a los componentes de primera calidad. Si lo hiciéramos, nuestro producto perdería su principal ventaja competitiva.

Excelente relación calidad-precio

Todos nuestros clientes, han podido comprobar de primera mano cómo esa profesionalización y exquisitez en el proceso productivo no repercute, en absoluto, en el precio del torno. Es más, si tenemos en cuenta que la gran mayoría de fabricantes de maquinaria fabrican en países asiáticos, viéndose obligados a repercutir los costes de exportación en el precio final de la máquina, nosotros empleamos ese porcentaje de ahorro en la fabricación en los componentes de primera calidad antes mencionados y en ofrecer un precio muy competitivo.

32.000 m2 al servicio del cliente

Más 300 personas, filiales propias en 4 países y distribuidores autorizados en las principales capitales europeas, posibilitan que entreguemos 2,5 tornos de media a nuestros clientes cada día.

Nuestra sede central está ubicada en Zaldibar. Es ahí donde se encuentran todos los servicios centrales que dan soporte a todas las filiales del grupo: compras, contabilidad, informática, ingeniería de aplicaciones, oficina técnica, marketing… Todas las filiales cuentan con oficinas comerciales y su propio servicio postventa. Además, en Italia y Francia, países que concentran el mayor número de ventas, cuentan con un showroom propio en el que los clientes pueden comprobar in situ las bondades de nuestros tornos.

Sin duda, el músculo fuerte de CMZ es su amalgama de plantas de producción Históricamente, nuestros tornos se fabricaban en la sede central de Zaldibar. Sin embargo, esos 5.500 m2 se han quedado pequeños para satisfacer la demanda. Desde 2015, contamos con una segunda planta de montaje, SEUNER, dedicada íntegramente a la fabricación de las Series TD.

Mecaninor y Precitor se suman al elenco, con sus plantas de mecanizado. En ellas se fabrican los diferentes componentes que posteriormente se montan en los tornos. Meydi es la planta de montaje de nuestros armarios eléctricos.

Viajamos hasta Cádiz para conocer Cafisur, nuestra planta de calderería industrial de la que también nos abastecemos.

Este tejido de plantas productivas nos ayuda a cuidar cada detalle del proceso. Para nosotros una fabricación controlada y localizada es un pilar básico.

Turning the world

“Turning the world” es nuestro lema, nuestro grito de guerra… una declaración de intenciones. Queremos llegar a lo más alto y para ello hay que apostar fuerte. Por ello, nos hemos puesto manos a la obra y nuestros planes van dejando de serlo para convertirse en realidad.

Próximamente, verá la luz Neoprec, nuestra nueva planta de mecanizado dotada de FMS, almacenajes automáticos y las últimas tecnologías. Sin duda, dará que hablar. Además, el Nuevo Precitor ya está en marcha. Por último, Cafisur se trasladará a una nueva planta de mayor tamaño.

Esto es sólo el principio de una era, esperamos que te quedes con nosotros para comprobarlo.