#wearecmz: Bruno | CMZ, fabricantes de tornos CNC

2019-03-26

Tal y como os adelantábamos a comienzo de año, hemos lanzado #wearecmz. Tenemos muy claro que detrás de las máquinas siempre están las personas y son ellas, quienes mejor pueden explicar qué es CMZ y cómo hemos llegado hasta aquí. No (sólo) somos fabricantes de tornos CNC, CMZ es mucho más. Es una forma de entender la vida y la empresa, una filosofía de trabajo; algo que intentamos imprimir en cada uno de los procesos que llevamos a cabo en la fabricación de nuestro producto.

Formación dual: conocimiento y experiencia

Mes a mes, iremos conociendo las experiencias de nuestros trabajadores. En esta ocasión, nuestro protagonista es Bruno. Tiene 27 años y lleva ya un tiempo con nosotros. Es un ejemplo claro de que, quien la sigue, la consigue. En 2014, entró en la empresa a través de la Formación Dual. Mediante este tipo de programas, quiénes están cursando estudios relacionados con nuestra actividad, pueden adquirir conocimientos en el montaje de tornos CNC mientras ponen en práctica lo que día a día aprenden en las aulas. Nosotros les ofrecemos la posibilidad de dar los primeros pasos de su trayectoria laboral en un fabricante de tornos CNC de primer nivel. Pero lo cierto es que, ellos nos dan mucho más. No sólo aportan frescura y nuevos conocimientos. Cada uno de estos chavales llega a la empresa con ganas e ilusión, queriendo aportar lo mejor de sí mismos. Para nosotros, eso es un gran valor, es la mejor base sobre la que construir cualquier prometedora carrera profesional.

“Sacrificio y dar el 100%”

Cuando Bruno echa la vista atrás, es consciente del esfuerzo que le ha supuesto llegar hasta aquí. Compaginar estudios y trabajar en CMZ, es duro, pero a la vez muy satisfactorio. Él siempre ha tenido claro que no hay trabajo grande ni pequeño, todos los puestos son importantes y más en una fábrica de tornos CNC en la que cada parte del proceso es un engranaje de la cadena. Para él, no es tan importante el punto de partida como el tener claro cuál es la meta, a dónde se quiere llegar. Sólo consiste en sacrificio, tesón y esfuerzo. Bruno destaca que, el hecho de estar rodeado de grandes profesionales y contar con unas instalaciones punteras, ha sido un factor clave para su proceso de aprendizaje.

Decisiones importantes

Desde luego, compatibilizar formación y trabajo supone un gran esfuerzo a nivel de horas y de dedicación, nadie dijo que fuera fácil. Sin embargo, lo cierto, es que la mayoría de alumnos que pasan por la Dual, valoran la experiencia como muy positiva. Para nosotros, desde el lado de la empresa, incorporar a perfiles como el de Bruno es sumamente satisfactorio. Si hay algún alumno planteándose en qué empresa realizar su periodo de Formación Dual, creemos que testimonios como el de Bruno pueden ayudarle. Indudablemente, seleccionar en qué empresa realizar la formación Dual no es baladí. Es una decisión que puede influir de manera drástica en el rumbo que puede tomar la trayectoria profesional de una persona.

Alta tasa de colocación

En CMZ podemos decir que la tasa de colocación en nuestra empresa tras la finalización de este tipo de programas roza casi el 90 %. En nuestras plantas de producción conviven la experiencia de quienes llevan toda una vida en CMZ con la ilusión de quienes acaban de comenzar su trayectoria profesional. Una trayectoria que, si ellos dan lo mejor de sí, promete ser de largo recorrido en nuestra empresa, adentrándose de lleno en el mundo del torno CNC. En un sector tan cambiante como es el de la máquina herramienta, en CMZ nos gusta comprometernos con las personas y formar parte de su proyecto vital a través de contratos estables. Creemos que, de esa manera, todos ganamos.