We are CMZ | Mariano

2019-04-04

Trabajar en CMZ es algo más que formar parte de una de las empresas líderes en fabricación de tornos CNC. El mundo de la máquina herramienta, a priori, parece frío, distante y nada centrado en las personas. Somos una empresa industrial, pero, tal y como indica nuestro protagonista de hoy, la base del éxito reside en cuidar a las personas.

Engranajes perfectos

Pese a su afabilidad, amabilidad y cercanía, Mariano pertenece al equipo directivo de la empresa siendo su cargo el de Director de Fabricación. Derrocha sensatez y motivación por los 4 costados. Tiene una consolidada experiencia en dirección y gestión de equipos. Toda nuestra plantilla de producción, incluidos los mandos intermedios implicados, están a su cargo. Para él, nuestros tornos CNC, además de ser líderes en el mercado, son el resultado de una cadena llena de engranajes. Engranajes perfectos que cumplen su función y aportan su granito de arena a un gran todo.

Empresa puntera

Antes de entrar a formar parte de CMZ, Mariano ya conocía los tornos CNC de CMZ. Lo cierto, es que nuestras máquinas cuentan con una reputada fama en el sector tanto a nivel nacional como europeo. Esta casa cuenta con casi 75 años de experiencia en el sector, tiempo durante el cual ha pasado de todo: crisis, caídas, éxitos… todos esos hitos han confirmado nuestra forma de ser y de hacer. Cada persona que entra en la organización se impregna rápidamente de la filosofía CMZ.

Orgullo y satisfacción personal

Para nosotros, contar con gente como Mariano es un valor añadido. Es gente que cree en lo que hace, gente para la cual, trabajar aquí es un orgullo. Esa es la mejor de las recompensas, un trabajador satisfecho que, sin quererlo, es un gran embajador de nuestra marca. Una persona dispuesta a llevar CMZ a lo más alto y, lo que es más importante, capaz de transmitir esa ilusión y ese saber hacer a todas las personas que están a su cargo.

A Mariano no le gusta hablar de subordinados, le gusta hablar de personas. Ese tipo de detalles hacen que alguien se convierta en un líder en lugar de un jefe. Un buen ejemplo a seguir.

Un producto bien hecho

Nuestro Director de Fabricación se siente arropado por su equipo. Para él lo más llamativo, frente a otros lugares en los que ha trabajador, es que aquí la gente no se limita a cumplir con su trabajo. Se palpa en el ambiente una preocupación e interés por saber que el producto que se entrega al cliente, es un torno CNC bien hecho, una máquina de calidad y garantía. Las personas hacen suyo el proyecto y eso aporta un gran valor a la empresa.

Compromiso bidireccional

CMZ es compromiso. Compromiso con el cliente que necesita una máquina a pleno rendimiento, con una determinada calidad y en un plazo concreto. Esto pasa por el compromiso con las personas, con el equipo humano que hace todo eso posible. Ese compromiso bidireccional no sólo es compatible, si no que es necesario para formar el tándem perfecto. Centrarse únicamente en el producto y en el cliente descuidando a otros agentes que intervienen en el proceso, como proveedores o empleados, es un error. Una imprudencia que, a medio plazo, se paga ya que desemboca en una plantilla con mucha rotación y poca motivación. CMZ no para de crecer y esperamos no perder nunca esa filosofía tan nuestra. Porque #wearecmz.